El descenso de la natalidad supone uno de los retos principales para los próximos años
Políticas en favor de la emancipación y permisos parentales más largos son clave para invertir la curva demográfica

El curso escolar ha arrancado y ha dejado una evidencia: menos alumnos matriculados en Infantil y, por primera vez, en Primaria. Entre los dos niveles se han perdido 2.800 alumnos y hay 48 aulas menos que el año pasado. La natalidad en Euskadi empezó a descender en 2012 y desde entonces las cifras han ido a la baja año tras año.

“Es algo nuevo porque desde mediados de los 90 hasta el año 2010, la natalidad aumentó un 40%. Ahora está descendiendo lo que la década pasada aumentaba y es una tendencia que se va a repetir en los próximos años”, analiza Unai Martín Roncero, doctor en Sociología y profesor de la UPV/EHU. “Ahora están en edad de tener hijos las generaciones de los ochenta y noventa y, al ser menos personas, nacen menos niños en términos brutos. El último año que la natalidad tocó suelo fue en el 94-95, por lo que todavía quedan unos años de descenso de la natalidad. En los noventa, la tasa de fecundidad era de 0,9 hijos por mujer en edad fértil, ahora se mantiene más o menos constantes en torno a 1,3”, ahonda el también miembro del Grupo de Investigación en Determinantes Sociales de la Salud y el Cambio Demográfico (OPIK).

En Euskadi se registraron el año pasado 16.090 nacimientos, lo que supone un 5,8% menos que en 2017, según el Eustat. Araba registró el mayor descenso (-9,4%), seguido por Bizkaia (-6,8%) y por último, Gipuzkoa (-2,3%). La tasa de natalidad fue de 7,4 nacimientos por mil habitantes. Un dato a destacar es que el descenso entre las madres de nacionalidad española alcanzó el 9,5%, mientras que entre las madres extranjeras el número de nacimientos aumentó un 7,1%. De hecho, hoy en día, un cuarto de las mujeres que dan a luz son extranjeras.

La edad de las madres también es un dato a tener en cuenta, ya que aumenta año tras año. El grupo más numeroso corresponde a las mujeres de entre 30 y 34 años, con un 35,4%, que el año pasado registró un descenso de seis puntos respecto al anterior. En cambio, el grupo que sigue aumentando es el de las mujeres que son madres a partir de los 40 años -suponen el 10,6% del to- tal-. En este punto también hay diferencias entre las mujeres con nacionalidad española y las extranjeras, ya que estas últimas tienen hijos a edades más tempranas -en casi un 40% de los casos con menos de 30 años, frente al 12,2% de las madres de nacionalidad española-.